Cómo la crucifixión de Cristo juega un papel importante en el sellado del templo

La mayoría de los Santos de los Últimos Días reconocen que Salvador es fundamental para las ordenanzas como el ablución y la Santa Cena.

¿Todavía vemos al Salvador como una parte secreto del sellamiento del templo?

Esto es poco en lo que he estado pensando mientras estudiaba Doctrina y Convenios 132 como parte de las lecturas “Ven, sígueme” de esta semana.

crucifixión

Crucifixión de Cristo. Foto: Biblioteca de imágenes prediseñadas

te podría degustar: Élder Holland: No se apresure a tomar una osadía eternamente significativa

Hace unos primaveras tuve una impresión durante un sellamiento en el templo que me ayudó a ver más profundamente cómo Salvador es fundamental para esta ordenamiento.

Si ha estado en una sala de sellamiento antiguamente, es posible que haya notado que el altar está emplazado en el centro de la sala.

Durante milenios, los altares representaron la homicidio de Salvador.

Por ejemplo, Abraham “construyó un altar… y ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar” (Comienzo 22: 9), quien era “como Todopoderoso y su Hijo Unigénito” (Jacob 4: 5).

Abrahán

Abraham a punto de martirizar a Isaac. Foto: toalla de mano Abraham e Isaac por Harold Copping

El élder Bruce C. Hafen describió una ocasión en la que selló a una pareja en el templo:

“Los invité al altar y cuando el novio tomó a la novia de la mano, me di cuenta de que estaban a punto de colocar en ese altar del sacrificio sus propios corazones quebrantados y sus espíritus contritos, una ofrenda mutua de ellos mismos y la imitación de Todopoderoso del sacrificio de Cristo. a ellos “.

Imagínese la número descrita por el élder Hafen: El marido y la esposa están en lados opuestos del altar.

La novia y el novio están tomados de la mano, listos para sacrificarse el uno por el otro, como Cristo se sacrificó por cada uno de ellos.

matrimonio eterno 4

La novia y el novio están tomados de la mano, listos para sacrificarse el uno por el otro, como Cristo se sacrificó por cada uno de ellos. Imagen: Shutterstock

Ya sea que uno piense en el altar o en las manos juntas sobre él, la crucifixión de Salvador está fielmente en el corazón de la ordenamiento del sellamiento.

Él es el ejemplo para que el hombre y la mujer sacrifiquen su voluntad por el admisiblemente de otro.

Cuando un marido y una esposa se sellan en el templo, su bodorrio ya no se proxenetismo solo de un hombre y una mujer; el Salvador es la tercera parte central.

1632448574 165 jesus 1

Salvador. Foto: Shutterstock

Personalmente, sentí poder espiritual al contemplar cómo la crucifixión de Cristo es un componente y maniquí esencial de mi propio bodorrio.

Tu ejemplo desinteresado me motiva a dar más en mi bodorrio.

El considerar el simbolismo de la crucifixión en el sellamiento del templo elimina las justificaciones para argumentos triviales.

Reconozco que no todos serán sellados en el templo, y algunos de los sellados enfrentarán serias dificultades matrimoniales.

salon de sellamiento fortaleza brasil

Sala de sellado en el Templo de Fortaleza Brasil. Foto: La Iglesia de Salvador

Como dijo el élder Neil L.Andersen:

“A propósito mi coito y compasión … por aquellas mujeres y hombres que no han tenido la oportunidad de casarse de acuerdo con la ley de Todopoderoso.

Es difícil comprender los sueños que no se hacen efectividad en la vida si se ven solo desde la perspectiva de la vida temporal.

Como siervo del Señor, te prometo que si eres fiel a Salvador y sus convenios, recibirás bendiciones compensatorias en esta vida y tus justos deseos se cumplirán en el tiempo inmarcesible del Señor. “

Cuando el Salvador demostró Su coito en la cruz, los esposos y las esposas tienen un maniquí poderoso de coito como el de Cristo.

casado

“Esposos, amen a sus esposas, como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella”. Foto: Paramento

Esto nos ayuda a comprender mejor Efesios 5:25, que igualmente vincula el bodorrio con la homicidio de Cristo:

“Esposos, amen a sus esposas, como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella”.

Independientemente de nuestro estado de talante en un día determinado, podemos designar requerir a nuestro cónyuge como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella.

El coito del Salvador está simbólicamente en el centro del sellamiento del templo y puede estar en el centro de la vida matrimonial.

Fuente: Vida mormona