Cómo rezar el Rosario a San Francisco de Asís Oraciones

Rosario a San Francisco de Asís o Coronilla de San Francisco como asimismo se le conoce, es una oración elevada para exaltar a la Desconocido María. San Francisco tenía una gran devoción a la Santísima Desconocido María por ser la Mamá del Señor y por haberlo hecho carne.

Su adoración era de Cristo, en quien confiaba, pero en la veneración de María tenía la esperanza de que sus oraciones fueran escuchadas y de que la tuviera como su abogada e intercesora. Este rosario contempla las siete alegrías que María tuvo a lo dispendioso de su vida misionera.

El origen de la oración del rosario a San Francisco de Asís

oraciones san francisco de asis

El origen de la oración de Rosario a San Francisco de Asís se remonta al siglo 15. Sucede como consecuencia de la aparición de la Desconocido a Francisco para consolarlo de su dolor por no poder seguir adorándolo con ofrendas de coronas de rosas.

La Desconocido le indicó que rezara esta ofrenda floral y le dijo que la haría muy oportuno y que le gustaría más; si meditara en sus alegrías y alegrías en este mundo. Le indicó que recitara una docena de Avemarías por cada alegría; que en total sumaron siete alegrías. Esta oración asimismo se conoce como rosario de las siete alegrías o corona franciscana.

Entre los pioneros que se adhirieron a esta hermosa devoción, contamos a San Bernardino de Sena, quien fue visitado por el Santísimo Sacramento mientras lo recitaba con fervor. Y por eso prometió ser un utensilio útil en la predicación del Evangelio para alcanzar muchas conversiones a través de su intercesión.

Los siete gozos de la Desconocido: el cinturón de la corona

Los siete gozos de la inmaculado Forman parte de un devocional de la orden franciscana que medita sobre el ejemplo del santo rosario. Es una corona que consta de 72 Ave María. O risilla con lo que se lleva a final se estructura en 76 cuentas más 5 adicionales.

Esta sucesión de cuentas se distribuye en una serie de 10 cuentas, seguidas de una individual, para retornar a las 10 cuentas nuevamente, hasta completar los 7 misterios o alegrías. Las 5 cuentas adicionales son las que normalmente cuelgan del centro de mesa y terminan con el crucifijo y normalmente la medalla de San Francisco.

reflexiones sobre las oraciones de Francisco de Asís

¿Qué alegrías en la vida de María exalta la oración del capellán?

El seleccionado del Señor, o Santa María, tuvo, como sabemos por las escrituras, grandes dolores, de hecho, asimismo se exaltan siete dolores. Pero, como cualquier persona entre tribulaciones, tuvo momentos de gozada y alegría, y son estos los que exaltamos en la oración.

Otras meditaciones traen más o menos alegrías que sucedieron en la vida terrena de María, pero este capellán franciscano o Rosario a San Francisco de Asís tome siete en particular, como comentamos.

  • Primera alegría: la noticia. Padre Nuestro, Ave María 10 y Goce.
  • Segundo gozada: María reconocimiento a su prima santa Isabel. Padre Nuestro, Ave María 10 y Goce.
  • Tercer gozada – Salida del Hijo de Jehová en Alboroto Padre Nuestro, Ave María 10 y Goce.
  • Cuarto gozada – La presentación del irreflexivo Jesús en el templo. Padre Nuestro, Ave María 10 y Goce.
  • Botellín gozada: el irreflexivo perdido y enfrentado en el templo. Padre Nuestro, Ave María 10 y Goce.
  • Sexto Gozada – La Resurrección de Nuestro Señor Cristo, Padre Nuestro, 10 Ave María y Goce.
  • Séptimo gozada – La Aceptación y Coronación de Nuestra Señora como Reina de toda la creación más las oraciones mencionadas.

¿Cómo rezar el Rosario de San Francisco de Asís?

Como cualquier oración o oración comunitaria, no es difícil hacer esta coronilla. Más proporcionadamente, las oraciones son oraciones simples que ayudan a unir a una comunidad en ovación popular. Aquí dejamos una orientación sobre cómo hacer esto.

Si no tiene la riñón, puede ayudarse contando con los dedos o con una decena común, sabiendo que le quedarán tres cuentas en cada ronda. Se inicia con una preparación previa para meditar sobre las alegrías.

Comienza invocando la presencia de María, diciendo:

-V: Ave María, Inmaculada

-R: Sin pecado concebido

-V: Jehová mío, ven en mi ayuda.

-R: Señor, corra a ayudarme

Continúan implorando la presencia del Jehová Uno y Trino, haciendo la señal de la Santa Cruz.

San Francisco de Asis

Las alegrías comienzan a enunciarse, lo que se puede hacer nombrándolas o, si queremos ser más extensos, leyendo un fragmento que nos ayude a meditar, ya sea del Evangelio o de otra recital coherente.

para hacer el Rosario a San Francisco Se anuncia la alegría que se meditará y se reza cada alegría de la misma forma, hasta aparecer a las siete, primero se hace un Padrenuestro, seguido del Ave María 10, finalizando con la Oración de Goce.

Una vez cumplida cada alegría, se añade la futuro oración que exalta el don inmaculado que siempre ha acompañado a María desde su concepción hasta el final de su vida: “Bendita y alabada sea la santa, inmaculada y pura Concepción…” que muchos de nosotros tenemos. proclamado.

Una de las virtudes que se sondeo con estas contemplaciones es la alegría, por eso se recomienda que una vez terminada cada alegría, se interiorice la alegría que nos une a María cuando nos observa haciendo cualquier maña de piedad. Es sobre todo una de sus alegrías, encomendada a Francisco de Asís.

En total son 72 Ave María que suben, porque al final hay dos Ave María, que se cuentan entre las cuentas que forman parte del colgante de cuadros vichy.

Estos dos completan las 72 recitaciones que honran los primaveras que María Pura vivió en este mundo ayer de ser promovida, según la tradición de la Iglesia. Saludar a la Desconocido termina con la oración del granizada y generalmente se agrega alguna oración franciscana.

Como puede ver, es una maña sencilla que no requiere más que un poco de fervor y el deseo de complacer a María, la superiora de Jehová.