La arquitectura de Nuestra Señora de Balvanera

La construcción de NS de Balvanera es particular. Debemos remontarnos a 1797, cuando los frailes Damián Pérez y Juan Rodríguez construyeron un importante hospicio en un circunscripción donado por los esposos de González Varela, conocido como Miserere. Tenía 18 habitaciones, cafetería y dependencias. Luego agregaron un capilla, antecesor de la coetáneo iglesia, dedicado a Nuestra Señora de Valbanera (NdelA: el uso de la V es correcto). Valvanera, un valle de La Rioja, España, fue el origen de los sacerdotes. La construcción se llevó a mango con la dádiva de los vecinos.

La arquitectura
1880 imagen

El templo se completó en 1807. El 1 de abril de 1833, Monseñor Mariano Medrano y Cabrera, Vicario Católico, construye la parroquia con su nombre coetáneo. Seis primaveras a posteriori, el profesor José Santos Sartorio inicia la construcción del nuevo templo.

Se inauguró en abril de 1842. Estuvieron presentes Juan Manuel de Rosas, entonces gobernante de Buenos Aires, y su hija Manuelita. Esta es la única parroquia creada en la época de las Rosas. Una de nuestras simpatizantes en FB Cecilia Moreno Lasa dice que, según el escritor Manuel Gálvez, Rosas donó la iglesia cuando murió su esposa, Encarnado Ezcurra.

El 29 de septiembre de 1856 Wenceslao Querubín Brid asumió como párroco de Balvanera. Este final encargó al arquitecto constructor Antonio Picarel aumentar la cumbre de la cúpula y elevar el número de naves a tres. Adquirió sus características arquitectónicas actuales en 1930.

construcción de interiores

el templo Nuestra Señora de Balvanera, No destaca por su foráneo, ya que a primera perspectiva parece una iglesia común. Pero, por el contrario, su interior es muy sugerente. Desde la propia puerta de entrada que tiene unas increíbles vidrieras.

Al entrar, el techo del nártex no es muy parada, pero a medida que avanza en dirección a el altar, hay un gran cambio de escalera. Este se eleva revelando la inmensidad y amplitud del espacio. Los frescos allí pintados y todas las decoraciones talladas le confieren un gran valía estético. Hazlo mucho más atractivo a la perspectiva.

La construcción tiene todas estas características del estilo neogótico. Las naves laterales están separadas de la central por columnas y arcos de medio punto. Lo que permite el paso de un flanco a otro.

Las vidrieras tienen la característica de un meta puntiagudo en forma de vanos y enmarcando las ventanas. Los frescos de la nave central son de Honorable Fusilier, mientras que las decoraciones y los querubines son del italiano Nicola Gullì.

La cúpula está hecha de material de hormigón. Se construyó a partir de la figura circular. Esto está relacionado con el estilo de colocar los anteojos, en forma de anteojos, a tu más o menos. A diferencia de otros que contienen ventanas de vidrio comunes en la cúpula.

Las Estaciones del Via Crucis son una muestra de pequeños óleos sobre madera que merece la pena ver.

Tango

Jorge Luís Borges, en su “Milonga de Jacinto Chiclana”, sin mencionarlos explícitamente, nombra las torres de la iglesia cuando dice:

“En el huerto y en el patio / en las torres Balbanera / Y esa homicidio casual / En cualquier rincón”