La Catedral de Avellaneda Lanús

La historia de la Catedral de Avellaneda Lanús comienza a principios del siglo XIX. A partir del siglo XVIII, la zona comienza a poblarse lentamente correcto a los diferentes cuarteles construidos a orillas del Riachuelo.

En 1791 se construyó un puente de madera que lo conecta con la ciudad de Buenos Aires. Esta plataforma fue quemada por orden del virrey overmount en 1806, para evitar que las tropas inglesas, desembarcan en Quilmes, lleguen a Buenos Aires.

Nueve abriles a posteriori de este hecho, las crónicas aseguran que un genovés, Nicolás Paduán, decidió construir una capilla en su demarcación. Los trabajadores de los cuarteles asistían a misas solo en días festivos. El templo es mojado por ellos como “La Capilla del Italiano”. El espacio cambió de manos y en 1835 su nuevo propietario, el marcial Fabián Rozas, solicitó al obispado la instalación de un capilla manifiesto.

Una vez reparado, se vuelve a encender el 8 de agosto bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario. Primaveras más tarde, con el sublevación del espacio, correcto a la instalación de los saladeros, se crea el distrito de Barracas al Sur. Y el 13 de enero de 1854, el Obispado de Buenos Aires crea el Curato del Tránsito o Admisión de la Santísima Doncella. . La capilla está designada como sede parroquial. “Hasta que se construya otro con la comodidad y la pudor correspondientes al Culto Divino y la Dependencia de los Santos Sacramentos” .

La Catedral Vieja de Avellaneda

En 1857 el Municipio de Barracas al Sur Resuelto la construcción de la iglesia parroquial. La construcción se inició en octubre de 1858 y dos abriles a posteriori se bendijo e inauguró la nueva Iglesia Matriz, con su nave adyacente, orientada al sur, sin terminar, la nave septentrión está semiacabada, una torre entrada sin cúpula y otra recién iniciada sin enlucir y sin imagen, ya que solo fue adquirida en 1866.

A principios de siglo llegaron las primeras reformas, se modificó la figura, se levantaron las torres, se amplió la nave central, se erigió una nueva cúpula y se reconstruyeron el tierra, la sacristía, el pila y la sede parroquial.

En 1961 se crea la Diócesis de Avellaneda, elevando el templo a la categoría de Catedral (Artido de Quilmes).

Pestillo y demolición

Interior de la Catedral de AvellanedaInterior de la Catedral de Avellaneda

En 1966, “Señales que advierten de la requisito de cerrarlo; parte de los cimientos cedieron y las dos torres, así como la figura, presentan inestabilidad. Las causas serán la caducidad del propio edificio y el constante parloteo de los coches en la Avenida Mitre. Y en la próxima construcción de un edificio de varios pisos en San Martín y Lavalle, se estima que los golpes del martillo mecánico que introducirá los pilotes provocarán vibraciones con consecuencias impredecibles para la Catedral ”.

El derribo de la antigua catedral de Avellaneda comienza el 9 de abril de 1971. Y lo efectivamente increíble, sus principios religiosos fueron subastados públicamente, perdiendo así parte de la historia del templo.

Desde el 1 de mayo de 1984, Avellaneda cuenta con una de las catedrales más modernas, funcionales y renovadas de nuestro país. Con su diseño irregular, su imponente altar de mármol de Carrara, sus imágenes sagradas y la distinguida cruz de 8,40 metros que corona su entrada, el templo es uno de los iconos del alfoz de Avellaneda.

El altar está en la figura principal. Esto trae el jerigonza de las Chimeneas Industriales de Avellaneda, citadas por hermosos vitrales. La imagen de la Doncella Luján fue realizada por el platero Juan Carlos Pallarols