Nuestra Señora de los Dolores y las Misioneras de los Sagrados Corazones

La Imagen de la Dolorosa, que está en el Parroquia y Santuario de Nuestra Señora de los Dolores, llegó en noviembre de 1918. Procede de Italia. Es una réplica fiel del homenajeado en la ciudad de Secondigliano, Nápoles. Esta iglesia construida San Caetano Errico. La parroquia de Buenos Aires pertenece a la Congregación de Misioneras de los Sagrados Corazones de Jesús y María.

el dolorel dolor

El 12 de octubre de 1912 llega al Puerto de Buenos Aires el Padre Juan Terracciano. Partió vigésimo días ayer del puerto de Nápoles, Italia. Su mandato: fundar una casa de Congregación de Misioneras de los Sagrados Corazones de Jesús y María en Argentina. Con esta hecho, los padres sintieron que empezaban a hacer existencia el sueño del Fundador Joaquín Rosselló i Ferrà: que su tribu religiosa llegara con el mensaje evangelizador más allá de las fronteras de su propia nación. Luego de algunas conversaciones, Terracciano se instala en una capilla en Berazategui.

Los Dolorosos, datos

el templo de el dolor, de estilo románico, fue construida entre 1933 y 1942. Fue consagrada en 1973 por el cardenal Juan Carlos Aramburu. En este mismo ocasión se encuentra la sede de la Delegación del Superior Normal en Argentina. En 2012 se declaró Santuario. Se encuentra en Díaz Vélez 4850.

Fundación y carisma

EL Misioneras de los Sagrados Corazones de Jesús y María fue fundada el 14 de marzo de 1833. En Secondigliano, Nápoles, Italia, por San Cayetano Errico, cuya conmemoración litúrgica se celebra el 29 de octubre.

La Congregación tiene como carisma específico:

“Hacer conocer a todos los pueblos, con todos los medios y medios a nuestro difusión, el simpatía apasionado de los Sagrados Corazones de Jesús y María por nosotros”.

Este propósito lo lleva a mango el religioso a través de diversas actividades y obras. Uno de ellos, el proselitismo de la palabra a través de la predicación. Asimismo misiones populares, catequesis y pastoral parroquial.

Asimismo son responsables de la parroquia San Roque y del colegio San Cayetano Errico en Santa Fe. Y de la Casa de Formación del Prenoviciado en Ciudad Evita, en la provincia de Buenos Aires.