Parroquia Santa María Milagro – Iglesias de Buenos Aires

La parroquia de Santa María pertenecía a la competencia parroquial de San Carlos. El templo fue bendecido en 1936. Fue construido en terrenos que pertenecieron a la Colegio Hermanas del Venerable Corazón

En su construcción predomina el estilo neorrománico. pertenece carlos masa que apela a un idioma románico por el aspecto almenado de sus templos. Se centra en el banda catalán lombardo. Ya que aplica una ornamentación geométrica y abstracta que le permite probar sincréticamente con las vanguardias racionalistas europeas. Recubre sus paredes con un revestimiento de tocho con una poderosa combinación de colores, una alternativa que lo vincula al expresionismo germano.

Parroquia de Santa MaríaParroquia de Santa MaríaImagen de Santa María presidiendo el Altar – Crédito: Natalia Lu

Una de las obras significativas es el cuadro de Nuestra Señora de Guadalupe que preside la nave adyacente izquierda. La imagen de San Juan Diego con el mantón de rosas y la réplica de la Inmaculado de Luján, presiden la nave adyacente derecha.

Asimismo hay imágenes como el Venerable Corazón de Jesús y la talla de San Francisco de Asís en el patio.

Parroquia de Santa MaríaParroquia de Santa MaríaEstaciones del Vía Crucis representadas en las vidrieras laterales – Crédito: Darío Ricardo

Parroquia de Santa MaríaParroquia de Santa MaríaMomentos esencia en la vida del Cardenal Copello representados en los vitrales del golpe a la nave principal – Crédito: ViveMS.

Parroquia de Santa MaríaParroquia de Santa MaríaAltar de San José con San Antonio de Padua y Santa Teresa – Crédito: Cristina A.

Asombro Eucarístico en la Parroquia Santa María

Parroquia de Santa MaríaParroquia de Santa MaríaAndrés Grassi Garrocha

A posteriori de la Ceremonia del 1 de mayo de 1992, cuando estaban reservando el Santísimo Sacramento, encontraron dos pedazos de la Hostia en el corporal del Tabernáculo.

Los ponen en un recipiente con agua, una de las formas habituales de esperar a que se disuelvan para luego purificarse.

En los días siguientes, algunos sacerdotes de la Paróquia Santa María miraron a ver si ya se habían disuelto, sin observar cambios. Siete días a posteriori, encontraron que las formas eran de color rojizo, parecidas a la matanza.

En agosto de 1996, cuando el padre Alejandro Pezet estaba terminando la distribución de la Sagrada Comunión, una mujer se le acercó para decirle que había contrario una hostia desechada en un candelabro en la parte trasera de la iglesia.

Yendo al superficie indicado, Pezet vio la hostia profanada. Como no podía consumirlo, lo puso en una vasija con agua y lo guardó en el tabernáculo de la capilla del Santísimo Sacramento.

Dos días a posteriori, cuando se abrió el tabernáculo, vieron con asombro que la hostia se había convertido en una sustancia sanguinolenta. El párroco informó al entonces cardenal Jorge Bergoglio, quien instruyó que la hostia fuera fotografiada profesionalmente. Las fotos fueron tomadas el 6 de septiembre. Muestran claramente que la hostia, que se convirtió en un pedazo de carne ensangrentada, creció considerablemente de tamaño.

Durante varios abriles la Hostia se mantuvo en el tabernáculo, y todo el asunto se mantuvo en rotundo secreto. Como la hostia no sufrió descomposición visible, entonces el cardenal Bergoglio, metropolitano de Buenos Aires, decidió analizarla científicamente.

Búsqueda

Una muestra de tejido fue enviada a un laboratorio en Buenos Aires. El laboratorio informó el descubrimiento de glóbulos rojos y blancos humanos, matanza y tejido humano.

Tres abriles a posteriori, en 1999, se contactó al Dr. Ricardo Castañón Gómez para realizar más pruebas. En presencia de representantes del cardenal Bergoglio, Castañón recogió una muestra del fragmento ensangrentado. Lo envió a Nueva York para su observación sin informar al equipo de científicos de su origen.

El laboratorio informó que la muestra recibida era tejido de músculo cardíaco humano. Cinco abriles a posteriori, el Dr. Federico Zugibeun agradecido cardiólogo y patólogo forense, determinó que la sustancia analizada era carne y matanza con ADN humano.

Zugibe declaró que:

el material analizado es un fragmento de músculo cardíaco que se encuentra en la horma del ventrículo izquierdo, cerca de las válvulas. El músculo cardíaco se encuentra en una condición inflamatoria y contiene una gran cantidad de glóbulos blancos. Esto indica que el corazón estaba vivo en el momento en que se recogió la muestra. Adicionalmente, estos glóbulos blancos penetraron en el tejido, lo que indica que el corazón estaba bajo un estrés severo, como si el dueño hubiera recibido una resistente paliza en el pecho.