Parroquia Virgen Inmaculada de Lourdes

El flagrante región de la parroquia de la Inmaculada Casto de Lourdes pertenecía a la parroquia de São José de Flores. El templo, construido en 1929 en un contorno donado por Ventura Unzué Rey, fue bendecido el 4 de noviembre de 1933 por el Miltrado Monseñor Santiago L. Copello, como capilla perteneciente a las Hermanas de la Inmaculada Concepción de Lourdes.

En 1968, las hermanas, al no poder sustentar la infraestructura, entregaron el templo al Arzobispado para convertirlo en parroquia. Comenzó provisionalmente en Parroquia María Religiosa de la Iglesiahasta trasladarse a su sede permanente (AV. Pedro Goyena 1628)dando origen al flagrante, con el decreto del cardenal Aramburu de noviembre de 1975, Casto Inmaculada de Lourdes.

Características de la Parroquia de la Inmaculada Casto de Lourdes

Es de estilo neogótico, estilo francés de una sola nave, que se reconoce fácilmente por los tipos de vidrieras dispuestas en un pegado de la iglesia parroquial, muy características de ese estilo, y por las arquivoltas que se encuentran en el pórtico. . Otro detalle que podemos destacar son los chapiteles, que tienen las torres, y la ornamentación interior. Lo principal a mencionar de esta parroquia es la hermosa cueva que está sobre el altar. Es una cavidad que representa la aparición de la Casto.

La Casto Inmaculada de Lourdes

La advocación católica de Nuestra Señora de Lourdes se refiere a las dieciocho apariciones de la Casto María que Bernadette Soubirous (1844-1879) afirmó activo presenciado en la cueva de Massabielle, a orillas del río Gave de Pau, en las cercanías de la ciudad de Lourdes, Francia, al pie de la cordillera de los Pirineos, en 1858.1

ya en vida BernarditaMultitudes de católicos creían en las apariciones de la Casto María como transporte de la favor de Altísimo, y el Papa Pío IX autorizó al prelado almacén a permitir la veneración de la Casto María en Lourdes en 1862, unos diecisiete abriles ayer de su crimen.

Bernadette Soubirous fue proclamada santa por Pío XI el 8 de diciembre de 1933. Desde entonces, la advocación de la Casto María como Nuestra Señora de Lourdes ha sido motivo de gran veneración, y su santuario es uno de los más visitados del mundo: unos 8 millones de personas peregrinan allí cada año.

La Iglesia Católica invoca Nuestra Señora de Lourdes como patrono de los enfermos.