¿Por qué deberías pagar el diezmo? Dios no necesita dinero

Muchas personas pueden encontrar el concepto del espinela, el dar una décima parte de nuestros ingresos a la Iglesia de Dios, difícil de entender e innecesario en estos tiempos o como un mandato que ha sido descontinuado.

¡La verdad es todo lo contrario! A pesar de su pasado, el espinela es una ley que aún está vivo para los Santos de los Últimos Días y muchas otras religiones.

En 1838, el Señor destacó su validez por medio del profeta José Smith:

“Mi pueblo… [pagará] una décima parte de su interés total anualmente; y esta será para ellos una ley fija para siempre”.. -D. y C. 119:3–4

1643438987 517 diezmo

Imagen: Canva

Te podría desear: “Esto es lo que hace la Iglesia de Dios con el capital del espinela”

Algunos podrán proponer “Altísimo no necesita capital”, sin incautación, para arrostrar a mango Su obra, la construcción de templos, materiales didácticos, entre otras cosas, es necesaria esta donación.

sitio web de la iglesia Él dice el subsiguiente:

“[Los diezmos] Ayudan a promover la obra del Señor en la tierra, y así bendicen a otros hijos de Altísimo para que aprendan acerca de Él y crezcan en el evangelio”.

En este aspecto, nos encontramos una vez más en la menester de poner a prueba nuestra fe y voluntad, para ayudar en la obra de Altísimo o no hacerlo porque no creemos en ella o simplemente porque aún no hemos desarrollado la fe suficiente para creer que las bendiciones vendrán a causa de nuestros sacrificios.

La verdad es que, de una modo muy vivo y maravillosa, las ventanas de los cielos se abren para todos los hijos e hijas del Padre Celestial que eligen seguir Sus mandamientos. Estas promesas son efectivamente para nosotros si estamos dispuestos a probar al Señor. Por otra parte, nos invita a hacerlo.

diezmo

Imagen: Canva

“Traed todos los diezmos al alfolí… y pruébame ahora al respectodice el Señor de los ejércitos, si no os abro las ventanas de los cielos, y derramo sobre vosotros benedícite hasta que sobreabunde”. -Malaquías 3:10

Estas bendiciones son para diferentes aspectos de nuestra vida, no solo económicos, son una protección para nosotros y nuestra comunidad.

Diezmar es más que dar capital, es una expresión de inclinación, fe y reconocimiento. Es mostrarle a Altísimo que lo vamos a seguir aun cuando nos cueste, es mostrarle que Podemos encargar en Él tanto en las cosas materiales como en las espirituales. (Temas del Evangelio: Espinela).

Poner nuestra fe en el Padre nos asegura que Él cuidará de nosotros, que Él nos dará las bendiciones que necesitamos en este momento. faltar. Él no nos defraudará.

Nuestra fuerza espiritual viene de encargar en el Señor. Al desavenir las pruebas y los desafíos de la vida, necesitaremos más fe, inspiración y valía, y no hay mejor fuente que nuestro Salvador.

homosexualidad

Fuente: Shutterstock

No importa cuál sea nuestro ingreso, seremos bendecidos al avalar el espinela. Cuando Jesús vio a una mujer que echaba sus pocas monedas en el alfolí del templo, dijo a sus discípulos:

“De cierto os digo, esta viuda escueto ha tumbado más que todos los que han tumbado en el arca, porque todos han tumbado de lo que les sobra; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía, todo su sustento”. – Marcos 12:43-44

Como todos los mandamientos, nadie puede obligarnos a acomodar cada uno de ellos. El espinela sigue siendo una intrepidez personal, un acto de fe.

Sin incautación, si humildemente hacemos lo que el Señor nos pide, aun sin entender por qué, experimentaremos la misericordia amorosa del Padre Celestial y todas las bendiciones que tiene preparadas para nosotros.

Como dijo el Señor, podemos probar ahora en eso.