Salmo de acción de gracias por las bendiciones

salmo de acción de gracias por la fe bendiciones

Recibir la misericordia de Dios después de tiempos difíciles es un soplo de aire fresco en nuestro corazón. Si usted también está agradecido por la gracia divina, lo invito a dirigir un salmo de gratitud al cielo por las bendiciones que ha recibido. Leamos y reflexionemos sobre el Salmo 40, que es una continuación de los dos anteriores (Salmo 38 y 39), en el que el salmista detalla su sufrimiento, pero aquí celebra su liberación.

Ver también: Salmos de consuelo por la pérdida de un ser querido

Salmo 40: 1-3

Esperé pacientemente a Jehová,

Y se inclinó para escuchar mi grito.

Salgo del pozo de la desesperación, del fango fangoso;

Poner mis pies sobre roca sólida enderezó mis pasos.

Luego puso en mis labios un cántico nuevo, una alabanza a nuestro Dios.

Muchos verán esto y se arrepentirán,

Y confiarán en Jehová.

sé agradecido con cristo

bendiciones-revelación

En medio de una gran desesperación, ¿qué puede hacer el alma sino esperar pacientemente a que Dios, en su infinita misericordia, doble su oído y escuche su clamor?

En este salmo (v. 2) la palabra hebrea BOR se traduce BIEN, aunque en realidad es un tipo de cisterna donde los hebreos guardaban agua y cuando se secaba y se llenaba de barro se usaba como prisión para criminales. El profeta Jeremías estuvo una vez encarcelado en este tipo de estructura, como se registra en Jeremías 38: 6. A su vez, la palabra SHAON (traducida como DESESPERACIÓN) se refiere a algo ruidoso o ruidoso, refiriéndose al rugido de las aguas que caen en la cisterna. . El salmista usa esta expresión como una metáfora del estado espiritual al que descendemos cuando estamos oprimidos por la adversidad, por ejemplo, el siguiente salmo de acción de gracias por las bendiciones.

Bienaventurado el que confió en Dios,

Sin mirar a los orgullosos ni a los que persiguen mentiras.

Has aumentado, Dios mío, tus maravillas;

Y los propósitos que tienes para tu gente,

No es posible mostrarlos frente a usted.

Si publiqué hablando de ellos,

No pude contarlos todos.

El sacrificio y la ofrenda no te agradan;

Abriste mis oídos;

Holocausto y expiación que no pediste.

Entonces dije: estoy aquí, estoy frente a ti;

En las páginas de su libro está escrito sobre mí;

Haciendo tu voluntad, Dios mío, me gustó,

Porque tus estatutos están en medio de mi corazón.

Anuncie su justicia en la gran congregación;

Mira, no sostuve mis labios

Señor, ya sabe.

No escondas tu justicia en mi corazón;

Publica tu fidelidad y tu salvación;

No oculté tu misericordia y tu fidelidad en la gran asamblea.

Salmo de acción de gracias por las bendiciones de Dios

salmo de acción de gracias-por-bendiciones-sagrada-biblia

¿Quién enciende una vela y la esconde en un rincón solitario? Cuando somos liberados por la gracia de Dios, nuestra felicidad se convierte en música, encarnando la renovación espiritual y la consagración genuina. Nadie puede esconder el amor de Dios dentro de ellos, pero se desborda en todas direcciones, tocando nuestro entorno profundamente, en pensamientos, palabras e incluso acciones.

Otro punto interesante se encuentra en el versículo 6, donde la frase “Me has abierto los oídos” hace referencia a Éxodo 21: 6 “… y tu señor te traspasará la oreja con un punzón y será tu siervo para siempre”. Tenemos en cuenta que en Reina-Valera la palabra hebrea KARAH se traduce como ABIERTO, aunque su significado más literal es OCULTAR o PROFUNDO. Esto significa que la obediencia es un pacto de consagración absoluta y eterna al Creador, sin necesidad de elaboradas ceremonias o rituales.

Refiriéndose a la Epístola a Hebreos 10: 5-7, uno de los libros teológicamente más densos del Nuevo Testamento, el escritor parafrasea un pasaje de este salmo que va del versículo 6 al 8. Esto revela la importancia de este pasaje bíblico para Judíos conversos de la época.

Salmo 40: 11-17

para cruzar

Señor, no apartes de mí tu compasión;

Que tu gracia y lealtad me salven para siempre.

Porque innumerables males me rodearon;

Mis pecados me han alcanzado y no puedo mirar hacia arriba.

Se han vuelto más numerosos que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón falla.

¿Quieres, oh Dios mío, liberarme?

Señor, apúrate a ayudarme.

avergonzado y confundido ahora

A todos los que buscan mi vida para destruirla.

vuelve avergonzado

Los que me desean el mal;

Que sean destruidos a cambio de su indignación

Todos los que me gritan: ¡Ea, ea!

Regocíjate y regocíjate en ti los que te buscan,

Y los que desean su salvación, digan para siempre:

Jehová sea exaltado.

Aunque estoy angustiado y necesitado,

El Señor pensará en mí.

Tú eres mi ayuda y mi libertador;

Dios mío, no tardes.

Salmos de bendiciones

salmo de acción de gracias

Hasta el final de nuestros días en este mundo, necesitamos continuamente la bondad de Dios. Él trata con compasión todas nuestras faltas y pecados, y esta es la verdad suprema que quiere mostrarnos en esta vida: que a pesar de todo lo que Él fue, Él es y será por siempre fiel. El Pacto con su pueblo está garantizado y ordenado en cada detalle, uniéndonos irrevocablemente a él. Nuestro consolador y refugio es la fidelidad del Señor, sin importar si estamos agobiados por grandes calamidades o por el peso de nuestros pecados.

Nuestra medida y autoestima del pecado crece en proporción a nuestro conocimiento de la santidad y el amor de Dios. Los más cercanos al corazón de Dios son menos capaces de perdonarse a sí mismos, aunque saben que por gracia serán perdonados. Sin embargo, mientras sigamos pensando críticamente sobre nuestra propia conducta y podamos confesarnos como pobres y necesitados (espiritualmente), tendremos mayor consuelo en los pensamientos de Dios para su pueblo. Como está escrito en Jeremías 29:11 “Porque sé la percepción que tengo de ti … pensamientos de tranquilidad y no de maldad …”. Así como una madre amorosa se preocupa aún más por su hijo cuando está enfermo, Dios se preocupa especialmente por los afligidos y necesitados, ofreciéndole consuelo y su salvación.

Espero que el salmo de acción de gracias por las bendiciones que leíste hoy te haya sido útil para reafirmar tu fe en nuestro Señor.

Te podría gustar:

oración de buena suerte

Salmos de esperanza y fortaleza