Salmos de Protección – Oración Divina

SALMOS PODEROSOS DE PROTECCIÓN

El salmista David fue un hombre que siempre puso su confianza en Todopoderoso. Y esto lo podemos comprobar en muchos de los poemas escritos. Sobre todo, en salmos de protección donde clama a Todopoderoso con plena convicción de que Todopoderoso le responderá.

Encima, podemos señalar que esta confianza absoluta se debe a la forma en que tuvo que relacionarse íntimamente con Todopoderoso como Padre, a continuación les presentamos algunos salmos de protección en la Sagrada Escritura que te ayudarán a sentirte seguro en todo momento.

Publicación sugerida: Salmos católicos de esperanza y fortaleza

en paz me acostare

(Himno 4:8) “En paz me acuesto y incluso duermo, porque el Señor me hace morar confiado”

voy a dormir en paz

Estos salmos de protección nos enseñan a terminar el día en paz y echarse seguros. Es necesario tener a Todopoderoso presente durante todo el día. Solicite su intervención en medio de cualquier circunstancia difícil que podamos contraponer.

Tal como lo hizo el salmista David cuando se sintió injustamente acorralado. Entonces es eso salmos de protección, nos inspira a apreciar esa plena confianza y esa paz que solo Todopoderoso puede dar.

Mi ayuda viene del Señor

(Salmos 121) Alzaré mis luceros a los montes; De donde viene mi ayuda? Mi ayuda viene del Señor, creador del bóveda celeste y de la tierra. No pisarás el tobogán, ni tu centinela dormirá. El que cuida de Israel nunca duerme ni duerme la siesta. Jehová es quien te cuida; Jehová es tu sombra a tu diestra.

voy a dormir en paz

EL Himno 121 uno de los salmos protectores quien nos enseña, que, en medio de circunstancias difíciles. No debemos centrarnos en el problema. Pero busquen la presencia del Señor y reconozcan que de él viene nuestra ayuda. Donado que este es un acto de humildad, hará que Todopoderoso se mueva en nuestras vidas.

Al principio vemos como el salmista tenía en mente un motivo donde pudiera mirar con la certeza de que recibiría ayuda. Esto palabra claramente de que debemos cultivarse a tener una relación íntima con Todopoderoso a través de la oración.

Al amparo del Altísimo

(Himno 91:1) El que habita al amparo del Altísimo se refugia a la sombra del Todopoderoso. Le digo al Señor “tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Todopoderoso en quien confío”.

Al Abrigo Del Altisimo

Himno 91 es uno de los salmos más conocidos de David, y en su primer verso nos damos cuenta de que podemos descansar en las promesas de Todopoderoso. Para ello es necesario conocer su palabra y asimilar cuál es su voluntad en nuestras vidas. Para determinar sus promesas de protección contra cualquier ataque enemigo

El Señor me libró de mis temores

(Salmos 34) “Oré al Señor, y él me respondió; Me liberó de todos mis miedos. Aquellos que buscan tu ayuda estarán radiantes de alegría; Ninguna sombra de vergüenza oscurecerá sus rostros”.

salmos de protección - El Señor me libró de mis temores

Este himno de protección fue escrito por David en un momento en que estaba siendo perseguido por el rey Saúl y sus oficiales. Fue un momento de gran angustia para él, en el que tuvo que refugiarse en una cueva para salvarse. Estando allí, David empachado de temor eleva su oración a Todopoderoso, pidiendo ser vacuo de sus enemigos.

Quizás haya situaciones en nuestra vida donde el alma se derrumba en el miedo y la angustia. Y podemos calar a pensar que no hay salida. Este himno nos enseña que cuando oramos a Todopoderoso en medio de la angustia, él nos argumenta. Y incluso nos muestra inmediatamente el camino por el que debemos ir.

mi buen pastor

(Salmos 23:3) El señor es mi pastor; Tengo todo lo que necesito. Me hará descansar en hermosos pastos; Anejo a aguas tranquilas me guiarán. fortalecerá mi alma; Él me guiará por sendas de buen nombre. Aunque camine en la sombra de la crimen. No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo.

salmos de protección

En el Himno 23 David se refiere a Todopoderoso como el buen pastor que cuida de sus ovejas. Que vemos que David se reconoce a sí mismo como uno de sus rebaños. Incluso podemos notar que el pastor es todo para su vida. Y que como tu padre celestial te brinda protección y incluso suple todas tus micción.

Así como David dependía de Todopoderoso para todo, porque lo veía como su buen pastor. Así incluso, debemos considerarnos parte de su piara. Y aprende a encomendar plenamente en que nuestro Pastor se preocupa por nosotros en todo momento.

En mi angustia invoqué al Señor

(Salmos 18:4-6) Los lazos de la crimen me envolvieron; los torrentes destructivos me abrumaron. Las ataduras del sepulcro me confundieron, y en presencia de las asechanzas de la crimen me encontré. En mi angustia invoqué al Señor; y desde su templo oyó mi clamor.

En mi angustia invoco al Señor

en el Himno 18 vemos una vez más al rey David librado de sus enemigos, a posteriori de activo clamado a Todopoderoso. Cuando estaba al borde de la crimen. Esto nos enseña que no importa cuán extenso o difícil parezca el problema a nuestros luceros.

Si mantenemos nuestra fe en el Señor, ninguna circunstancia será maduro que su poder. solo llámalo sin importar dónde estemos. porque desde su santo templo ha audición nuestro clamor. como se dice himno de protección.