San Antonio de Areco, motivos para visitar tu parroquia

A principios del siglo XVIII, lo que ahora se conoce como San Antonio de Areco fue habitado por pocos colonos. Este tipo de puesto marcial luchó incansablemente contra los ataques de los indígenas que querían recuperar las tierras que les fueron arrebatadas. Este extensión estuvo a cargo del Militar José Ruiz de Arellano, provincial de la Santa Hermandad que erigió la contemporáneo Fortificación Nossa Senhora do Pilar y en la Ciudad de Buenos Aires.

En un esfuerzo desesperado por frustrar los ataques, los residentes de Fortín de Areco prometieron a San Antonio de Padua construir una capilla en su honor si los malones paraban. Así, Arellano dona parte del contorno que le fue entregado para utilizar una de las salas durante su estancia como capilla de esta dedicación.

Con la asesinato de Arellano presenció lo ulterior:

Quiero afirmar, no lo hago. José Ruiz de Arellano, residente en Buenos Aires, patrón y propietario de la Capilla o Iglesia de Santo Antônio de Areco. Lo que fundé con lo mío (…) que con esto le doy potestad absoluta y docente al profesor Dom Cristóbal Giles, contemporáneo Capellán de dicha Capilla (…) para que “pueda dar y distribuir sitios, todos los lotes, la parte de los lotes y cuartos solares, para “personas que quieran construir ranchos o casas en el interior de los 1,000 metros de contorno que dejo en esta sala para la ampliación del mencionado Santuario”.

La primera capilla de San Antonio de Areco

Nave central y retablo mayor de la parroquia

por orden de Arzobispado de Buenos Aires Se crearon seis curadores de campo, entre ellos San Antonio de Areco. Razón por la que se construyó una capilla. Estaba sito en el mismo extensión que el contemporáneo. Sus muros eran de adobe y el techo de tejas, con tres puertas con dos alas y una ventana. La torre fue erigida en 1759.

A finales de ese siglo se decidió construir otro templo de teja a la derecha del contemporáneo. Luego fue demolido por daños estructurales, dando extensión a un tercer edificio cuando visitamos esa ciudad de la provincia de Buenos Aires. En 1868 fue demolido por el mismo motivo que el susodicho, quedando la sacristía para celebrar la ofrenda durante la construcción de la cuarta y contemporáneo parroquia.

características arquitectonicas

El templo contemporáneo data de 1870. Fue diseñado y dirigido por los arquitectos Henry Hunt y Hans Schroeder, autores del edificio del Cárcel Central de Argentina. Como siempre ocurre en estos casos, a lo amplio de los primaveras el templo primitivo sufrió varias modificaciones.

En el extranjero, tiene un campanario ecuánime y un gran atrio enrejado. La portada es triple y mantiene una relación igualitaria con los edificios circundantes. La estructura se completa con grupos escultóricos en las balaustradas superiores. En el hornacina central, en el pórtico de paso, se encuentra la imagen de San Antonio de Padua.

La parroquia de Santo António de Areco tiene una sola nave con cubierta plana estampada. La iluminación se realiza a través de ventanas acristaladas con arcos de medio punto. Entre la tolerancia y la tolerancia destacan unos hermosos frescos realizados con la técnica. “Trompe-l’oeil” donde el mural representa una ventana y en el interior la imagen de un santo.

Las naves laterales cuentan con pequeños retablos al estilo del Corregidor, que dan una armoniosa belleza a la Parroquia de Santo António de Areco.